Del comecocos del siglo XX al Pac-Man del siglo XXI

0
137

Con la llegada de los años ochenta se iniciaba una etapa de explosión creativa en la publicidad, de producción masiva de objetos licenciados para promocionar películas y series de televisión y de gestación de multitud de iconos de la cultura pop gracias, sobre todo, a los medios de comunicación de masas. Pac-Man fue uno de esos grandes iconos, uno de los más populares. Nació en los albores de la década, en mayo de 1980, dentro de un sector que por entonces vivía su primera edad de oro, la industria del videojuego. Su diseño era simple: un círculo amarillo con boca que debía recorrer pantallas laberínticas devorando pequeños puntos blancos —al ritmo de su característico “waka, waka, waka”— mientras evitaba a cuatro molestos fantasmas que intentaban atraparle. Pac-Man.Cuando Pac-Man se hacía con una de las píloras de mayor tamaño, los enemigos se volvían temporalmente vulnerables y era posible comérselos. De ahí surgió el término comecocos, nombre con el que se popularizaron en España tanto el juego como el personaje. Pac-Man no tardó en convertirse en la estrella de los bares y salones recreativos de la época, llegando a desbancar al mítico Space Invaders como videojuego más exitoso de todos los tiempos. No fue algo temporal, el héroe ha mantenido su éxito durante más de tres décadas en las que ha ido evolucionando para adaptarse a los nuevos tiempos. Ahora, cuando ya mira hacia su 35 cumpleaños, vuelve a rejuvenecer. El plano y pixelado comecocos que apasionó a los niños y adolescentes de los ochenta se ha transformado en un moderno héroe hecho por ordenador más acorde a los gustos de los niños de hoy, quizá los hijos de aquellos que se apiñaban en torno a la clásica máquina recreativa hace lustros.

Él es el protagonista absoluto de la serie Pac-Man y las Aventuras Fantasmales (que puede verse en Clan de lunes a viernes a las 21.45 horas) y del videojuego homónimo. Esta revisión llega con un nuevo estilo para él y para sus fantasmales archienemigos, con nuevos compañeros de aventuras y toda una nueva línea de juguetes que buscan revitalizar a la simpática bola amarilla. Pero antes de llegar aquí, Pac-Man ha recorrido un largo camino, una historia de rediseños y anécdotas que lo han llevado a convertirse en uno de los personajes más conocidos en todo el mundo, rivalizando con iconos de la talla de Super Mario y Mickey Mouse.

Curiosidades sobre Pac-Man
  • Fue creado por el japonés Toru Iwatani, de la empresa de videojuegos Namco, quien tuvo la idea del personaje al fijarse en una pizza a la que le faltaba una porción.
  • El nombre original del juego era Puck-Man pero, cuando se distribuyó en territorio occidental, decidieron cambiar el título para evitar los juegos de palabras con el término anglosajón “fuck” (“joder”).
  • El videojuego esconde muchos detalles que no se aprecian a simple vista: cada fantasma tiene un comportamiento diferenciado que obedece a unos patrones específicos, sus ojos indican la dirección que tomarán en su próximo giro, Pac-Man se mueve más rápido en los tramos despejados de puntos…
  • El juego no estaba pensado para ser terminado, el único objetivo era conseguir la máxima puntuación posible. Sin embargo, sí había un número límite de niveles, 256, ya que Pac-Man fue desarrollado en 8 bits y ese es el mayor número que se puede expresar con ocho cifras en el sistema binario.
  • Los desarrolladores jamás pensaron que un jugador podría llegar hasta esa pantalla, pero se llegó.
  • Cuando se alcanza al último nivel, el juego muestra una pantalla partida llena de errores y totalmente injugable.
  • El mejor jugador del mundo fue el estadounidense Billy Mitchel, quien hace 25 años consiguió la partida perfecta, una marca de 3.333.360 puntos llegando al nivel 255 (el último nivel jugable) con la primera vida.
  • Dado el éxito del original, en 1981 se lanzó Ms. Pac-Man, un juego muy parecido pero protagonizado por una versión femenina del héroe que más adelante sería siempre identificada como su mujer.
  • También fue un éxito. Fue el primer videojuego que tuvo una serie de animación. Producida por Hanna Barbera, la serie se emitió desde el 25 de septiembre de 1982 hasta el 1 de septiembre de 1984, con dos temporadas y 43 episodios. Estaba protagonizada por Pac-Man y su familia. La serie de televisión sirvió para popularizar la forma antropomórfica del personaje, que hasta ese momento sólo se había usado en las ilustraciones que decoraban las máquinas recreativas.
  • Esta encarnación de Pac-Man con ojos, brazos y piernas ha sufrido múltiples rediseños y se ha utilizado en diversos juegos a lo largo de los años.
  • En 1987, tras multitud de versiones del Pac-Man original, vio la luz una secuela oficial titulada Pac-Mania. En este juego, el personaje adquiría por primera vez volumen y se desplazaba a través laberintos 3D, con profundidad.
  • Pac-Man tiene un hueco en el MoMa, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, donde forma parte de su colección de ejemplos notables de diseño interactivo. A finales de 2012, el museo anunció la adquisición del código de 14 videojuegos, entre los que están Tetris, Another World, Portal y el ya citado Pac-Man.
  • Para conmemorar su 30 aniversario, Google convirtió su famoso logotipo en una versión jugable de Pac-Man. Tuvo tan buena acogida que se estima que el pasatiempo interactivo robó al mundo 4.819.352 horas de productividad, lo que se traduce en 120,483 millones de dólares (unos 86,9 millones de euros).
  • Las referencias y cameos del universo Pac-Man en la cultura popular son innumerables. Se pueden ver ejemplos en Los Simpson, Futurama, Padre de Familia, Friends, la película Top Secret o la más reciente Rompe Ralph! Con el objetivo de convertir 2014 en “el año de Pac-Man”, varios reconocidos artistas han expuesto su visión del mítico personaje a través de obras de lo más diverso.
     

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

trece − cuatro =