La huella del agua, la huella del futuro

0
44
Artículo del blog La Calidad Ambiental, que recomendamos por su interés. 
 
En los últimos años ha surgido el fenómeno de las así denominadas “Huellas”, que al final se ha convertido en una herramienta más para demostrar el grado de impacto y, sobretodo, el grado de concienciación y responsabilidad ambiental de las empresas. Algunas de ellas, como la “Huella del Carbono”, movidas por fenómenos y movimientos internacionales (como el famoso “Cambio Climático”), se han convertido incluso en esenciales para el marketing de numerosos productos y servicios, y seña de identidad de aquellas empresas que mayor implicación querían demostrar en materia ambiental.
 
Sin embargo, y más allá de la utilidad como herramienta de marketing o promoción corporativa, las huellas ecológicas son, si están debidamente ejecutadas, una interesante y completa herramienta de análisis del impacto en un área ambiental concreta de un servicio, producto u organización, a lo largo de todas las fases de su ciclo de vida (y no sólo la de su fabricación o ejecución). Es decir, la huella analizará su impacto desde que nace hasta que muere (lo que se conoce como “de la cuna a la tumba”).
 
Especial atención merece la Huella Hídrica, nacida en 2002 como un concepto desarrollado por el profesor Arjen Y. Hoekstra, un visionario del Instituto para la Educación del Agua de la UNESCO, con la intención original de comprobar el impacto real de las actividades humanas sobre el medio hídrico.
 
El artículo, del blog La Calidad Ambiental, se puede leer aquí.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

cinco × 2 =